Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxit periculis ex, nihil expetendis in mei. Mei an pericula euripidis, hinc partem.

Golf y liderazgo: las responsabilidades de un buen líder

por RAÚL CISNEROS VELÁZQUEZ

Un gran líder es aquella persona consciente de que necesita rodearse de personas mejores que él en las áreas que dirige. En la actualidad, el liderazgo es uno de los temas con mayor interés y trascendencia, pero tristemente, es una de las labores más difíciles de cumplir. Se confunde liderazgo con imposición, como una autoridad convertida en obstáculo para los demás.

 

El liderazgo consta de todo lo contrario a lo que alguien ansioso de sobresalir, representa muchas veces en entornos laborales.

 

Aunque es verdad que el líder es aquel capaz de delegar responsablemente cada actividad de su entorno, es también alguien capaz de dirigirse a sí mismo. Es quien debe practicar, con mayor motivo y circunstancia, la empatía sobre todo lo demás.

En el golf, este asunto es completamente relevante al momento de actuar. Un gran golfista siempre deberá mantener confianza en sí mismo, pero también en el caddie que lo acompaña, en confiarle los palos que elegirá para su próximo golpe y, por supuesto, en el propio desempeño que realizará. Su empresa es el viaje en sí mismo, que hace del primer al último hoyo.

El golfista necesita luchar y superar la decepción de un mal tiro, acción que él mismo provoca. En el liderazgo cotidiano, un líder está acostumbrado a atribuirle sus fallas a las personas que dirige. Hay veces donde nos preguntamos si esto es consciente o inconsciente, si olvidan por completo que alguna vez estuvieron en otro puesto al actual en la jerarquía empresarial, o simplemente olvidan que el liderazgo es también sinónimo de riesgo.

Es irresponsable de su parte la repartición gratuita de culpas, así como es irresponsable del golfista el afrontar el fallo con nada más que frustración y enojo dirigido a su caddie, su público, incluso a su propia herramienta de trabajo. Eso no es profesionalismo, núcleo de todo líder.

Un líder es seguido por lo que representa e inspira, aún sin título oficial. Si en el campo, el golfista y el caddie son sus propios líderes y, sobre esto, logran compenetrar como esta unidad de objetivo clave, no importa si el swing no tuvo la fuerza adecuada o si requirió de muchos tiros para lograr el tino al hoyo. Lo que importa es ese proceso de colaboración que permite continuar el juego de la vida, en el mejor sentido posible.

 

Anualmente, Fundación Vamos México realiza el Torneo Crisma (un swing, un sueño), dedicado en su totalidad a recaudar fondos para los más de 500 pacientes atendidos en el Centro de Rehabilitación Integral de San Miguel de Allende (CRISMA). ¡Tú puedes formar parte de esta causa!

*Raúl Cisneros Velázquez (Irapuato, Guanajuato, 1952) es veterano en Relaciones Industriales de la Universidad de Guanajuato. Formó su propia empresa de consultoría en Recursos Humanos, Edúcere, que labora desde hace 25 años. Considerado en Guanajuato un gurú de los recursos humanos y desarrollo organizacional, sus pasiones se dividen entre la familia, el trabajo, la lectura y el golf.

No Comments

Post a Comment

X